sábado, 4 de diciembre de 2010

Uruguay más ceca de la norma Nipo-Japonesa que Europea

El presidente José Mujica transmitió a allegados y políticos que está a favor de cambiar la decisión adoptada por el gobierno anterior en favor del sistema europeo de televisión digital para adoptar la norma brasileño-japonesa, (ISDB-T). Sin embargo, entre sus directos colaboradores existen opiniones divididas y, ante ello, se está dilatando la resolución oficial que, de todos modos, será antes de fin de año.

El motivo para el cambio es, en opinión del mandatario, evitar el aislamiento tecnológico del pais en América del Sur, donde únicamente Uruguay y Colombia se han pronunciado por la norma europea (DVB-T) de transmisión, dijeron los informantes.
También tiene mucho peso en Mujica el hecho de marcar un gesto hacia el nuevo gobierno brasileño.
La mandataria electa, Dilma Rousseauf, se ha involucrado personalmente en el tema de la televisión digital y fue impulsora de una alianza entre su país y Japón para liderar juntos en el continente.
El cambio de rumbo en materia de televisión digital no está planteado como una política de revisionismo del ex presidente Tabaré Vázquez, subrayaron las fuentes, ya que cuando el entonces mandatario se inclinó en 2007 hacia el sistema europeo los países americanos no habían tomado una decisión. Además, ya hay emprendimientos en ciernes entre empresarios uruguayos y brasileños para desarrollar aplicaciones de software.
El cambio del actual sistema analógico al digital se planea realizar en 2014 y significará un aumento de los canales de aire, mejora sustancial en la cantidad de la imagen e interactividad. El sistema supone el empleo de un decodificador para recibir las señales libres (set top boxes), que el gobierno quiere distribuir en forma gratuita o a bajo costo para los pobres.
El presidente viene meditando este cambio desde hace un mes y ya ha comunicado su intención a nivel de ministros, colaboradores y políticos.
Mujica, que será el dueño absoluto de la resolución, pidió informes sobre el resultado de las negociaciones mantenidas en las últimas semanas entre representantes del gobierno y delegaciones que proponen ambos sistemas.
El gobierno exigió a los representantes de los sistemas europeo y brasileño-japonés contrapartidas por un valor cercano a US$6 millones y proyectos en cuatro áreas: apoyo para la televisión nacional, la instalación de un parque tecnológico para generar aplicaciones, optimización de frecuencias y donación de decodificadores. Delegaciones japonesas y brasileñas de alto nivel presentaron propuestas que al menos igualaron las ofertas de sus competidores.

VIA | Observa